¿Por qué es importante la merienda?

La merienda de los niños, y según la Asociación Española de Pediatría (AEP), debe aportar un 15% de las calorías totales del día, además de ser nutritiva y saludable. Es decir, el reparto de ingestas que establecen para niños entre 1 y 12 años deben de hacer cinco comidas al día, siendo desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

El desayuno, la comida y la cena se consideran las comidas principales, por lo que el almuerzo y la merienda suelen ser ingestas donde las alimentos procesados y poco saludables consuman. Para ello, los padres deben asegurar que la merienda sea nutritiva y equilibrada, a la vez que llamativa para los niños.

En muchas ocasionas no sabemos que llevarle a los niños de merienda, y al final optamos por llevar cualquier barrita, bollo o producto procesado. Hay que tener en cuenta que los pequeños es un reflejo de lo que enseñamos, por lo que es importante crear un hábito y concienciar de una la alimentación saludable desde pequeños. Por ello, aquí os dejamos tipos de meriendas saludables fáciles y sabrosas:

Meriendas saludables para niños

  • Yogur natural y pieza de fruta: La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recomienda consumir lácteos enteros hasta los 3 años y, a partir esa edad, o en caso de sobrepeso precoz, optar por los semidesnatados o desnatados. Por otro lado, la pieza de fruta es un alimento cómodo de llevar y saludable.

 

  • Bocadillo de jamón serrano: Los bocadillos no son malos si no se ingiere en exceso. El bocadillo saludable podría ser un pan integral y un jamón serrano con un poco de tomate triturado. El consumo de productos integrales desde pequeño ayudará a que con mayor edad se acostumbren a su consumo.

 

  • Panadería casera y pieza de fruta: El consumo de bollería en esa edad no es recomendable, pero un bizcocho o unas magdalenas caseras son más saludables que una bollería industrial.

 

  • Tostadas con membrillo y queso fresco: Esta merienda suele ser muy apetecible por el sabor dulce del membrillo y el contraste con el queso fresco.

 

  • Pieza de fruta y frutos secos: Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recomienda el consumo de los frutos secos naturales, triturados para menores de 3 años y enteros a partir de esa edad. Su consumo es recomendable por su aporte en fibra, grasas, vitaminas y minerales.

 

  • Bocadillo de jamón y pera. Entre los embutidos y productos de charcutería, el jamón de york natural o el serrano son las opciones más saludables, ya que contienen menos aditivitos y sustancias añadidas.
Nuthealth Act for Food Centro Comercial Centro Agusta